S18-03

S18-03

Fake news y efectos de la desinformación: propuesta de estudio desde una doble dimensión estratégica

Las fake news –de las que empezamos a oír hablar durante la campaña de las últimas elecciones presidenciales americanas–, se sitúan en el centro del debate en la era de la posverdad, esto es, un tiempo determinado por la generalizada «actitud de resistencia emocional ante los hechos y pruebas objetivas» que permite que las noticias falsas viajen por las redes empapando nuestro imaginario colectivo e influyendo, inevitablemente, en el debate público. La consecuencia es la desinformación, como elemento distorsionador del proceso de construcción de la opinión pública, presupuesto necesario en todo mecanismo de legitimación democrática de las instituciones.

La libertad de información se configura en los sistemas occidentales como un elemento esencial de la democracia; garantía básica para crear y mantener una opinión pública libre, presupuesto a su vez necesario en todo proceso de legitimación. Conforme a su regulación constitucional, la libertad de información encierra una doble dimensión: por un lado, como derecho a emitir libremente información –de acuerdo con el límite de la veracidad–, y por otro, como derecho de los ciudadanos a recibir una información veraz. En la práctica, se trata de dos derechos que determinan nuestra capacidad como miembros de una sociedad democrática en la que reside la soberanía.

La comunicación que presentamos encierra una propuesta de estudio, sobre la base del contexto previamente descrito, y aceptando como punto de partida la evidencia de que las fake news son capaces de distorsionar el proceso de formación de la opinión pública, afectando sensiblemente a los mecanismos de legitimación institucional de la sociedad. En este sentido, distinguimos un doble uso estratégico: desde un prisma estructural, la difusión de noticias falsas puede desvirtuar –como hemos adelantado– el mecanismo democrático de legitimación, influyendo en la opinión sobre los asuntos públicos, con arreglo a determinados fines o intereses de naturaleza diversa. Pero, desde un punto de vista subjetivo, se hace patente la utilización de las fake news como instrumentos de reequilibrio y legitimación de ciertos sistemas de valores, que pueden –a priori– encontrarse en conflicto con los posicionamientos adquiridos sobre una agenda pública, cada vez más extensa y heterogénea, provocando disonancias en el sujeto. Se trata de una doble dimensión: los efectos de la desinformación como origen de la crisis de legitimidad democrática y, al mismo tiempo, como soporte y justificación para dar legitimidad a las creencias internas del sujeto. Es una propuesta que –consideramos– puede arrojar luz sobre las consecuencias sociológicas y jurídicas de los desórdenes informativos.

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
JOAQUÍN GALINDO RAMÍREZ Universidad Pablo de Olavide España
ANA GALDÁMEZ MORALES Universidad de Sevilla España

ORGANIZA

COLABORA