S18-05

S18-05

Hidroituango: Entre Silencios Amplificados y Gritos Intencionados

El proyecto hidroeléctrico Ituango, ubicado en el departamento de Antioquia, Colombia, desde su idea inicial en 1959 hasta su puesta en marcha e inicio de obra en 2010 ha estado acompañado de un conjunto de polémicas medio ambientales, sociales como políticas; gran parte de estas últimas relacionadas con masacres desapariciones y despojo de tierras. Sin embargo, el proyecto inicia obras y avanza con la gran esperanza de suplir el 25% de la energía del país y con la capacidad para vender energía sobrante a los países vecinos, en caso de no ser necesaria en el país. No obstante en abril de 2018 a ocho meses de entrar en funcionamiento el proyecto hidroeléctrico sufre un importante revés, causado por la ola invernal que azotó al país en el primer semestre del 2018 y que no fue previsto por la empresa, ni su equipo técnico. Es importante en este punto aclarar que se anticipo el cierre de túneles para la desviación del agua, lo que generó mayor presión sobre las paredes de la represa al no tener una ruta de expulsión para el agua.

Dicha cadena de decisiones, tomadas por los ingeniero y directivos del proyecto llevó a la región a estado de emergencia permanente y al riesgo inminente de colapso de la represa. La empresa encargada de la ejecución del proyecto tuvo que tomar medidas de excepción y mitigación del riesgo sacrificando-perdiendo el cuarto de máquinas para la evacuación alternativa del agua. Acto seguido el proyecto hidroeléctrico Ituango concentra la atención de los medios de comunicación tanto regionales como nacionales. Se ve fuertemente cuestionada por las acciones centradas en el beneficio económico en detrimento de la calidad y seguridad de las comunidades ribereñas del río Cauca (este río es el segundo más importante del país) que abastece y da sustento a los habitantes río abajo de la represa, así como el impacto que esta generó al impedir y cerrar el abastecimiento total del afluente durante 2 días (6 y 7 de febrero de 2019) ocasionando la muerte de más de 35.000 peces y otras especies que no se han podido cuantificar; el impacto ambiental según organizaciones medio ambientales es incalculable e irreversible.

En este contexto, los medios de comunicación han cubierto las fuentes oficiales y las comunidades afectadas, sin embargo se puede evidenciar un conjunto de estrategias de desinformación que se han desplegado para minimizar el riesgo y por enfocar las causas de la emergencia en factores medio ambientales y no en la aplicación racional y consciente de los directivos de la empresa en obtener la mayor rentabilidad y rapidez de la puesta en marcha del proyecto. El desastre Hidroituango no aparece con la emergencia invernal del 2018, sino que es el conjunto de acciones planeadas y ejecutadas para la mayor rentabilidad económica en detrimento de la seguridad de la población, el medio ambiente y a costa de perder por completo la represa. Por ello, el presente texto se concentra en presentar los mecanismos utilizados por la prensa en el cubrimiento de la noticia y las estrategias narrativas de información y desinformación que se implementan por parte de la empresa responsable del proyecto hidroeléctrico Ituango.

Firmantes

Nombre Adscripcion Procedencia
César Augusto Palencia Triana Colegiatura Colombiana Institución Universitaria Colombia

ORGANIZA

COLABORA